0

El exinternacional y ex seleccionador nacional Fernando Hierro cree que su excompañero en el Real Madrid Íker Casillas está rindiendo a un buen nivel en el Oporto y que le “gustaría” regresar a la selección española, y explicó que aceptó el reto de sustituir a Julen Lopetegui en los días previos al Mundial de Rusia “por honestidad”.

“Pensé que le iba a costar más rendir en el Oporto, pero lo está haciendo muy bien. Creo que le gustaría volver a la selección, y además es una motivación más”, dijo Fernando Hierro en una Masterclass del Máster de Representación y Gestión de Artistas y Deportistas de PONS en el Instituto Superior de Derecho y Economía (ISDE) en Madrid.

Fernando Hierro explicó las razones por las que asumió el cargo de seleccionador español tras la destitución de Julen Lopetegui. “No me podía permitir decir no a España. Jamás en la historia una selección se había quedado sin entrenador a tres días de un Mundial. Tenía que aceptar, no podía decir que no a mi país”, argumentó.

En este sentido, el excentral del Real Madrid recordó que había sido internacional durante 14 años (89 partidos con ‘la Roja’, 29 goles) y otros cuatro, en dos etapas, como director deportivo, por lo que tenía clara la decisión. “Me pregunté: ¿qué hago? ¿Me vuelvo? Se acabó el problema, por honestidad y por lealtad a un equipo al que le debo mucho y a una casa que ha sido la mía durante 18 años. No podía negarme”, indicó.

Esa misma honestidad fue la que impulsó al exjugador malagueño a renunciar a los cargos de seleccionador y director deportivo de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) tras la eliminación en los octavos de final ante la anfitriona Rusia.


“Tenía contrato hasta Qatar 2022, pero en el momento en que acepté el cargo de seleccionador sabía que no podría seguir después, ni como director deportivo. Cualquier entrenador que hubiera venido después te hubiera mirado de una forma diferente”, expuso el ex director deportivo de la RFEF.

Repasó sus orígenes, en los que quiso seguir los pasos de su hermano Manolo Hierro y en el que el club de su tierra, el Málaga, le dijo que “no valía”. “Trabajé como mecánico con 19 años y eso me hizo más fuerte. Y mi primer representante fue mi hermano. He visto representantes maravillosos, que han hecho mucho por los jugadores y luego éstos los han dejado. Soy un defensor de que el futbolista esté bien asesorado”, subrayó.

“¿ERES DIRECTOR DEPORTIVO DE CHÁNDAL O DE TRAJE?”

Ve a los futbolistas actuales “más preparados” que los de su generación, también en las redes sociales, una herramienta que, por el momento, no emplea para generar valor de ‘marca’. “Vivo bien sin redes sociales, no tengo, aunque me parecen una herramienta fantástica”, manifestó el excentral blanco.

Confesó sus “miedos” y “fobias” cuando accedió al cargo de director deportivo. “Siempre es bueno tenerlo porque te hace mejorar. Recuerdo que los jugadores en la primera reunión me preguntaron: ¿tú, de qué lado estás? Y yo les respondí, del lado de la verdad. Y Del Bosque me dijo: ¿vas a ser director deportivo de traje, o de chándal? Al día siguiente me fui a entrenar con la sub-17”, evocó.

En cambio, no ocultó en el Máster de PONS en ISDE que su “pasión” es el campo, aunque ha disfrutado mucho como director deportivo. “Hasta junio estoy tranquilo. ¿Agente? No diría que no, me gusta. A un representante le pido honestidad, lealtad, compromiso y que no me mienta. La vida del entrenador se está haciendo compleja. La victoria es de los jugadores, pero el entrenador es la derrota”, sentenció.

También te puede gustar...

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *